Édition d’un fragment ‘anti-culto’ des ‘Noches claras’ par Aude Plagnard

Manuel de Faria e Sousa, Noches claras (fragmentos), ed. Aude Plagnard, Paris, Sorbonne Université – Labex OBVIL, 2019.

Il s’agit là de la première partie d’une publication plus vaste qui réunit des fragments significatifs de l’œuvre de Faria e Sousa, par lesquels il prit part à la controverse autour de la nueva poesía en général et de la figure de Luis de Góngora en particulier.

Extrait:
En 1624, cuando publicó las Noches claras, Faria era un autor principiante: imprimía por primera vez un escrito suyo y acababa de llegar de la región de Oporto a la corte madrileña. Su estrategia, para prosperar en este nuevo contexto, consistió en elegir bando en lo que era la gran contienda literaria del momento: contra Luis de Góngora y los llamados cultos, tomó el partido del dramaturgo Lope de Vega y de los poetas portugueses que le rodeaban, sin todos ser antigongorinos.
La crítica que dirige a los seguidores de la nueva poesía es limitada a un breve aunque significativo fragmento dentro de diálogo erudito que reflexiona en acto sobre el arte de la conversación cortesana. La erudición allí desplegada por Faria es de segunda mano y sigue las fuentes enciclopédicas que manejó el autor. En efecto, este pretendía deleitar con el tono relajado de la conversación más que hacer obra rigurosa de filósofo. Así, su crítica a los cultos no es rigurosa en términos lógico y tampoco se basa en argumentos poéticos o lingüísticos, aunque sí se muestra eficaz y persuasiva en el tono satírico y en las imágenes desplegada.
Para ello, de forma paradójica, Faria escenifica su propia conversión al antigongorismo al citar un sorprendente y caricaturesco soneto culto que él mismo había compuesto unos años antes, cuando, según cuenta, había caído bajo el poder de la peligrosa secta que luego, con más conocimiento todavía, se afanó en burlar. Bajo su pluma, los cultos se vuelven monstruosas criaturas como el cordero del Apocalipsis, el calamar que embauca sus presas con tinta, los pretensiosos pavos de vanas e hinchadas razones. Manifestaba ya el evidente gusto por la polémica que caracterizó el conjunto de su carrera como autor.
Frente a los cultos, Faria defiende una visión conservadora de la lengua, cuya claridad, pureza y propiedad ha de seguir el modelo inmutable de los mejores poetas antiguos, alcanzados tan solo por un puñado de grandes modernos. Entre ellos, destacan los historiadores y prosistas portugueses, que Faria, en cuanto historiador, pretendía imitar. Las jerarquías que establece en el campo literario son, pues, más de facción y de afinidades nacionales que propiamente poéticas.
La crítica anticultista de las Noches claras no recibió eco en la polémica, y no se volvió a citar el texto, al contrario de las Lusíadas comentadas. En cambio, los textos aducidos, los autores referidos y la elección del tono satírico sí demuestran que Faria seguía la moda anticultista de su tiempo.